A11y block

Resultados de aprendizaje

Dice Freire en su disertaci贸n sobre Pedagog铆a y Autonom铆a (1997) que 鈥渆s en la inconclusi贸n del ser, que se sabe como tal, donde se funda la educaci贸n como un proceso permanente鈥. Es posible pensar entonces que la inconformidad, la inquietud, incluso, la ignorancia, nos impulsan a buscar, constantemente inacabados, la 鈥渆speranza鈥, como tambi茅n lo reflexiona el pedagogo brasile帽o.

Pueden hacerse varias conjeturas sobre esa afirmaci贸n. Una de ellas es considerar esa repetida justificaci贸n del docente que parte de la idea de 鈥榗ompartir lo que se sabe鈥. Y seguir, en consecuencia, una l铆nea que lleva a que esa b煤squeda del que aprende se llene con el saber del que sabe. Aunque es tentador pensar en que esa idea de ense帽anza podr铆a resolver el posible vac铆o del ser inconcluso, se centra en un saber c茅ntrico y transmisible, que no se modifica en la experiencia y que no se reconoce como propio.

Es ah铆 donde las recientes investigaciones de la pedagog铆a (impulsadas, entre otros, por el mismo Freire) ponen en el centro de la cuesti贸n el saber del estudiante y c贸mo lo sabe, lo construye, lo reconoce: el aprendizaje que no se gesta como recepci贸n de un conocimiento transferido, sino como gesti贸n de la propia experiencia, de las nociones que se cualifican, de las categor铆as que conversan con las teleolog铆as y los presupuestos curriculares.

Nosotros mismos, como profes, estamos tambi茅n inconclusos, inacabados, ojal谩 siempre en b煤squeda esperanzada del aprendizaje. Es esa voluntad la que nos encuentra con el estudiante que comparte nuestra ruta, que coincide en la necesidad de ser, saber y hacer.

驴Qu茅 nos mueve a aprender y a movilizar el aprendizaje de otros? Valdr铆a la pena reflexionarnos desde esa inquietud, como lo propone Freire

Freire, P. (1997). Pedagog铆a de la autonom铆a

 

Direcci贸n Docencia

Una historia particular de nuestros aprendizajes

Mayo 6, 2022
 

En pleno auge de la pandemia generada por la Covid-19, a finales del a帽o 2020, el Ministerio de Educaci贸n Nacional difundi贸 una nueva resoluci贸n que modifica las condiciones para que un programa acad茅mico universitario recibiera un registro calificado en Colombia. La resoluci贸n 021795, de la que seguramente ha o铆do hablar, profe, o con la cual ya ha sentido leves o profundas angustias, determin贸 variables clave para la planeaci贸n, el dise帽o y el transcurrir acad茅mico.

La expresi贸n que, parece, gener贸 m谩s zozobra, fue (驴o es?): resultados de aprendizaje. Desde ah铆 nos fuimos a la Unesco y a Aneca, tratando de resolver las dudas que nos generaba esa expresi贸n tan disonante, en apariencia. Tan posiblemente estandarizante, tan ligada al problema de la ocupaci贸n y lo que el mercado espera. Tan all谩, tan lejos, en supuesto, de una academia moderna, diversa y humana.

M谩s ac谩 de ver la expresi贸n como una amenaza a la libertad de c谩tedra y la formaci贸n integral, decidimos, desde la Universidad de Manizales, verle como un gran enlace con el mundo de la vida, con las acciones que se despliegan a posteriori de la ense帽anza. Como posibilidades de entender para qu茅 formamos a nuestros estudiantes en conexi贸n con una concepci贸n de las competencias como potencia del ser.

Le hemos o铆do decir al profesor Guillermo Orlando Sierra que los resultados de aprendizaje son lo que el estudiante recuerda cuando se le olvida lo que el profesor le ense帽贸. Porque somos conscientes que el aula como experiencia es un espacio/experimento, un laboratorio/谩gora, un encuentro/ritual, pero que, en ese despu茅s del grado, el diploma, la alegr铆a de la culminaci贸n de un proyecto, empieza el reto del ser que se despliega tras el paso por nuestras conversaciones.

驴C贸mo conversa, profe, con los resultados de aprendizaje? 驴Para qu茅 le sirven y c贸mo los pone en di谩logo con su ser, saber y hacer? Tejamos juntos ese camino.

 

Direcci贸n Docencia