La vida no está encerrada

 

Columna del Rector

Creo que ya nadie lo duda: nos enfrentamos a cambios, quizás, drásticos. En mi última columna preguntaba (todavía me lo pregunto), ¿cómo nos preparamos para este mundo que se transforma y en donde emergen, de manera todavía más radical, las incertidumbres? Claro, no sabemos cómo será el futuro, y creo que de lo único que podemos estar seguros hoy más que nunca, es que no podemos seguir siendo los mismos. Nos toca cambiar de comportamiento y de hábitos de vida: o nos volvemos más compasivos y solidarios, más respetuosos y honestos, o perecemos. Nuestras actuales sociedades no deben seguir por el camino que venían construyendo.
Me parece que una de las más importantes tareas que tenemos ahora es darnos cuenta de qué somos y de quiénes somos. Es, creo, volver a escuchar la máxima socrática del Conócete a ti mismo. Y me parece urgente porque ahora, que no es el tiempo de los sócrates, el enorme desafío está en los grandes mercados (el “Gran Hermano”) que fácilmente nos hackea toda nuestra vida (incluso la privada) y nos confunde. Como aquél sujeto que preguntaba “¿Ud. no sabe quién soy yo?” Claro que no. “Ni yo tampoco lo sé”, habría de responder él mismo.
Es cierto, podríamos seguir sentados esperando que el mercado, y los algoritmos que lo crean, nos hagan la vida más fácil y tomen decisiones por nosotros y por los demás. Pero si queremos conservar nuestra “humana humanidad”, es decir, si queremos coger las riendas de las cosas, deberemos estimular el pensamiento creativo, y con éste la solidaridad y la compasión. Sólo así podremos seguir por la senda de conocernos y de reconocernos en los demás.
Me parece que los profesores seguimos teniendo el inmenso desafío de continuar fomentando la búsqueda de darle sentido a lo que hacemos y a lo que somos; de seguir señalando la diferencia entre lo que es bueno y lo que no lo es; de aprender –con nuestros estudiantes– lo que es importante, lo trascendental y lo que no lo es; de diseñar imágenes del mundo muy vitales. El gran relato del mundo que tenía como eje una absoluta mirada antropocéntrica, ya no existe. Abogo por una visión biocéntrica, esa misma que le presta toda su atención a la naturaleza y la respeta en todas sus dimensiones.
Por supuesto, pensar en estos asuntos vitales, es decir, pensar en la solidaridad, la compasión; pensar en que debemos, hoy más que nunca, continuar conociéndonos y reconociéndonos, no se opone para nada a la economía. Lo dijo mejor el profesor Moisés Wasserman: “Poner la vida y la economía como una disyuntiva absoluta es demagógico. La economía es comida y la comida es vida. No hay salida diferente a trabajar en los dos frentes.” Para el efecto, haría un llamado a los gremios económicos de este país para que piensen la economía, pero con los ciudadanos, Creo que deben incluir a los ciudadanos en la búsqueda de las soluciones para afrontar juntos esta pandemia que nos está obligando a cambiar todo. Tenerlos en cuenta, no sólo es una forma de mejorar nuestra democracia, pretendiendo estar juntos (así estemos aislados, que no distanciados) como corresponde, sino que es el mejor antídoto contra la pandemia que sufrimos. Los gremios económicos trabajando con los ciudadanos facilitarían la creación de un orden del día para las acciones que se deben llevar a cabo y avizorar un futuro esperanzador.
La esperanza es lo que más debemos estimular entre todos. La vida no está encerrada. Los sueños no están encerrados. Yo tengo confianza en que cada uno de nosotros, desde nuestras casas sabemos que ya pertenecemos a una sociedad que se transforma y nos transforma.

Nueva alianza de cooperación

 

Esperanza después de perder la libertad

El convenio fue suscrito por Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector de la UManizales, y Pascale Lafrance, directora general de la Agencia de Relaciones Internacionales, en representación de la Universidad de Sherbrooke.

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

La Universidad de Manizales y la Universidad de Sherbrooke (Quebec, Canadá), firmaron este lunes 28 de octubre, un acuerdo de cooperación en ámbitos de la enseñanza, la investigación y la movilidad de estudiantes.
La vigencia del convenio será por cinco años y permitirá el intercambio de información y de documentación científica y técnica; adelantar proyectos de investigación desarrollados en colaboración por equipos de investigadores de los dos establecimientos; la organización conjunta de seminarios, coloquios y otras manifestaciones científicas y culturales que sean de interés para los dos instituciones y movilidad de profesores e investigadores para misiones de duración variable.
En la actualidad la Universidad de Manizales cuenta con más de 74 convenios interinstitucionales con universidades de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Italia, México, Perú y Polonia.
A través de estas alianzas la Institución busca fortalecer los encuentros pedagógicos en contextos internacionales, desarrollar las competencias multiculturales y las habilidades lingüísticas de la sociedad universitaria, necesarias para la interacción en un mundo globalizado.

“Cuando yo cambio, cambio el mundo”: rector UManizales

La bienvenida fue el 27 de enero en el auditorio Hugo Salazar García

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

¿Qué tiene claro en la vida?, ¿Qué desea construir?, con interrogantes como estos, Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector de la Universidad de Manizales, dio la bienvenida a los nuevos estudiantes de pregrado de la Institución. Con ellos, el directivo buscaba que los jóvenes reflexionaran sobre su propósito de iniciar su formación profesional.
Por esta razón, los invitó a reconocer el “medio” con el que se llega a alcanzar los objetivos, y si se justifica cualquier forma para hacerlo, pues evocó las múltiples expresiones de la corrupción, y les recordó la importancia de no ser sujetos pasivos, y de entender que cada acto personal puede ser motor de los cambios que necesita la sociedad.

En estos escenarios de la educación se puede conversar, tejer, se puede construir felicidad. Si queremos atacar grandes problemas de país y queremos esa otra versión, debemos iniciar por romper con las apariencias e identificar la esencia de cada uno”, explicó Sierra Sierra.

Los nuevos estudiantes también conocieron los beneficios, planes y proyectos a los que podrán vincularse

Otra de las invitaciones que hizo el directivo a los estudiantes es la de aprovechar la oportunidad de estudiar, en un país donde la educación superior todavía es privilegio de pocos, y los instó para que sean creadores de estrategias que transformen la sociedad.

La educación superior es uno de los caminos, no el único. Ustedes son coautores de esa idea de universidad que dice: hagamos uso de la razón para construir justicia”, puntualizó el rector.

Asuntos de la Rectoría