Profes, hoy, un gran abrazo

 

Columna del Rector

“Quiero pensar que esta época de crisis, que tiene en jaque a la vida humana, revela una necesidad profunda de estar juntos.” Así comencé mi última columna. Sólo que esta vez lo pienso en función de los profes, no solo de quienes están en las universidades, sino de todos aquellos ciudadanos que saben que ésta es una de las profesiones que no dejarán de existir, a pesar de los grandes avances tecnológicos que se imponen día tras día.
Las reflexiones que, en medio de las clases y en el cumplimiento de los contenidos temáticos, con seguridad los profes vienen, venimos, haciendo, les permitirán a nuestros estudiantes recordar esto más adelante como una de las grandes lecciones que tuvieron. Es probable que muchos ni se acuerden de que el símbolo del cobre es Cu, o que la capital de Bélgica es la bella Bruselas, o que la moneda de Irak es el dinar iraquí, o que el autor de Hamlet, príncipe de Dinamarca es una tragedia que escribió Shakespeare, o que la Constitución Política de Colombia tiene un preámbulo, 13 títulos, 380 artículos y 67 artículos transitorios… y todavía más es probable que olviden sobre qué era su último examen… Quizás olviden todo eso y mucho más. Pero lo que con seguridad evocarán –y les contarán a sus hijos- es el haber pasado y sufrido las pesadumbres y dolores de lo que significó para ellos esta pandemia; pero también de cómo se volvieron a encontrar con sus propias familias y comenzaron a mirarlos con otros ojos, a ponerles cuidado a las eternas historias de sus viejos y de cómo ellos se hicieron ciudadanos en medio de las incertidumbres. Y las compararán y caerán en la cuenta de que la vida es lo mejor que tenemos.
Yo creo que los profesores aprendemos esta gran lección en compañía de nuestros estudiantes, que son el soporte, nuestra máxima aspiración a continuar siendo lo que somos, a buscar cada día mejores maneras de cómo hacer más digna esta profesión y este oficio. Los profes, de escueles, colegios y universidades, nos estamos preguntando con los estudiantes, si esta lección aprendida nos permitirá diseñar una metamorfosis de nuestras sociedades que reduzca las desigualdades e inequidades, y que les garantice a los más vulnerables condiciones de vida decentes y dignas.
Los profes nos estamos preguntando con nuestros estudiantes, si con las ciencias, que son el resultado de un sinnúmero de controversias, de hipótesis, de experimentaciones, de errores, de fracasos, podremos diseñar cómo transformar estas sociedades que todos hemos construido y que han tenido como eje un equivocado paradigma de que somos el centro del universo, y pensaremos de aquí en adelante en tener total respeto por la vida misma y la naturaleza. O si, por el contrario, continuaremos caminando impertérritos y soberbios hacia la sima de una próxima pandemia, de un próximo colapso climático, de una próxima crisis financiera.
Me parece que los esfuerzos financieros de todos en el mundo son inconmensurables con el propósito de contener la pandemia. Creo que estamos aprendiendo que los gastos en salud pública, en ciencia y tecnología, en educación, en investigación, pensados, ahora sí con mayor seriedad, son inversiones necesarias y, además, urgentes.
Estas reflexiones forman parte del ser profe. Y con los estudiantes, de quienes aprendemos a dignificar esta profesión y oficio, reafirmamos la vida como valor supremo. Por esta magnífica razón, y de profesor a profesor, va un abrazo grande y fuerte.

Sinergia por la salud en Caldas

 

Esperanza después de perder la libertad

Este será uno de los centros hospitalarios impactados con el convenio. La fotografía corresponde a la visita que adelantó la directora de la DTSC y el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UManizales, para brindar asesoría y acompañamiento al Hospital Departamental Felipe Suárez, de Salamina.

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

La Universidad de Manizales suscribió un convenio por 10 años con la Dirección Territorial de Salud de Caldas (DTSC), con el objetivo de fortalecer la telemedicina, además de los planes y proyectos de salud pública en los municipios del departamento.

Jimena Aristizábal López, directora de DTSC destacó la experiencia de Jhon Jairo Botello Jaimes, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UManizales, “en servicios como la telemedicina y teleuci, será un gran aporte de la Universidad, especialmente con su decano que es médico intensivista; él nos está acompañando a instalar las UCI en la mediana complejidad de Caldas, así como también está brindando acompañamiento al personal de salud y entrenamiento”.

Con esta nueva alianza la Universidad de Manizales busca sumar las capacidades institucionales de manera que se puedan desarrollar estrategias de Política Pública hacia el horizonte de construir un Caldas saludable, con hábitos de autocuidado en el que se haga sinergia de los procesos de formación, en donde estén inmersos sus principios fundacionales de solidaridad, pluralidad, equidad y justicia social.

“Nosotros vamos a hacer trabajos de articulación con la Política Pública, participación de los estudiantes en distintos municipios, en IPS o ESE de los distintos municipios, una articulación que permita el acompañamiento de las UCI en Salamina, Riosucio, La Dorada y Manizales; de modo que el programa que tenemos en el área crítica y de cuidado intensivo podamos estar acompañando con nuestros profesores y residentes, no solo a los pacientes con COVID, sino también a los pacientes críticos de nuestro departamento”, explicó Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector de la UManizales.

“Cuando yo cambio, cambio el mundo”: rector UManizales

La bienvenida fue el 27 de enero en el auditorio Hugo Salazar García

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

¿Qué tiene claro en la vida?, ¿Qué desea construir?, con interrogantes como estos, Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector de la Universidad de Manizales, dio la bienvenida a los nuevos estudiantes de pregrado de la Institución. Con ellos, el directivo buscaba que los jóvenes reflexionaran sobre su propósito de iniciar su formación profesional.
Por esta razón, los invitó a reconocer el “medio” con el que se llega a alcanzar los objetivos, y si se justifica cualquier forma para hacerlo, pues evocó las múltiples expresiones de la corrupción, y les recordó la importancia de no ser sujetos pasivos, y de entender que cada acto personal puede ser motor de los cambios que necesita la sociedad.

En estos escenarios de la educación se puede conversar, tejer, se puede construir felicidad. Si queremos atacar grandes problemas de país y queremos esa otra versión, debemos iniciar por romper con las apariencias e identificar la esencia de cada uno”, explicó Sierra Sierra.

Los nuevos estudiantes también conocieron los beneficios, planes y proyectos a los que podrán vincularse

Otra de las invitaciones que hizo el directivo a los estudiantes es la de aprovechar la oportunidad de estudiar, en un país donde la educación superior todavía es privilegio de pocos, y los instó para que sean creadores de estrategias que transformen la sociedad.

La educación superior es uno de los caminos, no el único. Ustedes son coautores de esa idea de universidad que dice: hagamos uso de la razón para construir justicia”, puntualizó el rector.

Asuntos de la Rectoría