Distanciamiento físico sí, social no

 

Columna del Rector

En nuestra sociedad, en nuestra cultura, por lo general, nos gusta estar cerquita; nos gusta saludar de beso, de abrazo, estrechándonos las manos… por eso dicen que nosotros somos muy cálidos, muy amigables. Con este comportamiento pretendemos decirles a los demás que ahí estamos y que pueden confiar en nosotros. Claro, entiendo que no con todo el mundo se puede hacer esto. Muchos tienen su propia burbuja y la verdad me parece comprensible: uno no se acerca más de lo permitido a conversar, por ejemplo, con el jefe, pero sí mucho con nuestra pareja o nuestros hijos, o amigos muy cercanos.

Hay antropólogos que dicen que culturas como las del sur de Europa y de América Latina son más proclives a las distancias cortas entre las personas y a tener mayor contacto físico; contrario, explican, a lo que sucede en Norte América, Asia o el norte de Europa. De estos ciudadanos decimos que son muy “fríos”. Sin embargo, también sé que hay estudios que señalan que la distancia entre las personas se determina por el género y la edad, incluso, por el clima.

El asunto, me parece, es que no en todas las sociedades o culturas las personas se tocan de igual forma, así como tampoco entienden del mismo modo la distancia corporal. Las sociedades van determinando, poco a poco los distanciamientos.

Hoy por hoy, un virus nos obligó a distanciarnos, a no estar a menos de dos metros. No me gusta. Creo que a ninguno de nosotros nos gusta el no poder saludarnos como lo hacemos siempre: de abrazo y de beso. Nos gusta estar muy cerquita, mirarnos a los ojos y decirnos: “Hola, ¿cómo estás?”. No nos gusta, pero nos tocó. No tenemos otra alternativa. Pero me resisto al distanciamiento social. Yo quiero saber que estamos ahí, no muy cerca, pero sí juntos. En el fondo, huelo un tufillo un tanto democratizante, puesto que todos -bueno, casi todos- cumplimos esta norma. Y así estemos confinados hay una especie de sociabilidad asistida por las tecnologías que nos permite seguir juntos, pero guardando la distancia profiláctica indispensable para evitar expandir el virus. Aislados pero interconectados.

El confinamiento es una amarga experiencia de aprendizaje. Y este aprendizaje nos permite reconfigurar el mundo que estamos viviendo y sufriendo. Nuestras certezas y seguridades han tambaleado, han caído, con la misma rapidez con la que se expande el virus. Creo que transitamos hacia una nueva normalidad. Los ámbitos de la política y la economía se han visto afectados y deberán cambiar de rumbo. Y junto con ellos, lo cotidiano, incluso, lo que no se ve, los vínculos espirituales entre las personas, nuestras formas de mirarnos, de expresarnos, de hablarnos también cambiarán. Ya, de hecho, han cambiado.

Tengo confianza en que pronto, más temprano que tarde, esta regla de “porque te quiero, no te toco”, se acabará y no nos tendremos que saludar con una venia. Me niego a perder el abrazo y el beso.

Sinergia por la salud en Caldas

 

Sinergia por la salud en Caldas

Este será uno de los centros hospitalarios impactados con el convenio. La fotografía corresponde a la visita que adelantó la directora de la DTSC y el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UManizales, para brindar asesoría y acompañamiento al Hospital Departamental Felipe Suárez, de Salamina.

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

La Universidad de Manizales suscribió un convenio por 10 años con la Dirección Territorial de Salud de Caldas (DTSC), con el objetivo de fortalecer la telemedicina, además de los planes y proyectos de salud pública en los municipios del departamento.

Jimena Aristizábal López, directora de DTSC destacó la experiencia de Jhon Jairo Botello Jaimes, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UManizales, “en servicios como la telemedicina y teleuci, será un gran aporte de la Universidad, especialmente con su decano que es médico intensivista; él nos está acompañando a instalar las UCI en la mediana complejidad de Caldas, así como también está brindando acompañamiento al personal de salud y entrenamiento”.

Con esta nueva alianza la Universidad de Manizales busca sumar las capacidades institucionales de manera que se puedan desarrollar estrategias de Política Pública hacia el horizonte de construir un Caldas saludable, con hábitos de autocuidado en el que se haga sinergia de los procesos de formación, en donde estén inmersos sus principios fundacionales de solidaridad, pluralidad, equidad y justicia social.

Con esta nueva alianza la Universidad de Manizales busca sumar las capacidades institucionales de manera que se puedan desarrollar estrategias de Política Pública hacia el horizonte de construir un Caldas saludable, con hábitos de autocuidado en el que se haga sinergia de los procesos de formación, en donde estén inmersos sus principios fundacionales de solidaridad, pluralidad, equidad y justicia social.

“Nosotros vamos a hacer trabajos de articulación con la Política Pública, participación de los estudiantes en distintos municipios, en IPS o ESE de los distintos municipios, una articulación que permita el acompañamiento de las UCI en Salamina, Riosucio, La Dorada y Manizales; de modo que el programa que tenemos en el área crítica y de cuidado intensivo podamos estar acompañando con nuestros profesores y residentes, no solo a los pacientes con COVID, sino también a los pacientes críticos de nuestro departamento”, explicó Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector de la UManizales.

“Somos coautores de la sociedad en la que vivimos”: Guillermo Orlando Sierra Sierra

 

A través de la plataforma de Youtube los directivos y el personal administrativo de la Institución recibieron a los universitarios que inician su proceso de formación profesional.

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

Los habitantes del mundo están transformando la manera tradicional de convivir y construir su proyecto de vida, y de ello no es ajena la Universidad de Manizales que adelantó este lunes 27 y martes 28 de julio del 2020, la inducción a los nuevos estudiantes de pregrado gracias a las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Los nuevos estudiantes pasan a la historia de la Institución como los primeros en iniciar su proceso de formación en esta época de transición que vive la humanidad por cuenta de la propagación del Covid-19. Temporada además, en la que se han redefinido algunos paradigmas, y en la que muchos han tenido que replantearse la manera de hacer las cosas para adaptarse a los nuevos modelos de vivir.

“Para ninguno de nosotros es extraño que hoy hay una condición particular y me parece que ustedes, especialmente están viviendo una experiencia, si se quiere inédita, y es la de transitar a un mundo universitario en el que tenemos estas presencialidades, esta interacción sincrónica de manera remota. Este tipo de presencialidad no la usábamos frecuentemente porque tal vez el planeta, tal vez la sociedad en general, venía con mucha seguridad, con una cierta certeza de qué era lo que venía más adelante”, expuso Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector UManizales, durante las palabras de bienvenida a los universitarios.

 

Claudia Patricia Vélez Ramírez, coordinadora de Apoyo Estudiantil, les recordó a los estudiantes que cuentan con los servicios que tiene la Institución, como: Servicio Médico, Extensión Cultural, Deportes, Acompañamiento Integral, Bienestar en Línea, Apoyo Estudiantil, entre otros

Con los mismos matices de un evento presencial en el que el que se expusieron los valores y principios institucionales, además de toda la oferta institucional de bienestar universitario y los beneficios a los que podrán acceder, los nuevos miembros de la sociedad universitaria comprobaron que la distancia no ha sido una barrera para continuar trabajando y cumplir sus sueños.

La Universidad de Manizales, a lo largo de sus 48 años de historia, ha buscado que profesores, administrativos y estudiantes se asuman como productores de universidad y entiendan que la institución no puede ser más ni menos de lo que todos hacen de ella. “Ustedes (estudiantes) no llegan como tabulas rasas sin nada que aportar, sino que llegan con proposiciones, con lecturas, con comprensiones, con experiencias, con emociones, con sentimientos que ayudan a construir esa idea de universidad”,, les expresó el rector.

La institución continúa tejiendo esa ruta de transformación de la sociedad en la que se ha esforzado por apostarle a la excelencia, a través del compromiso y el respeto, pero reconociendo que no existe ninguna certeza, sino un espacio de construcción colectiva todo el tiempo y en la que los nuevos estudiantes son protagonistas.

Asuntos de la Rectoría