Inicio / Edición 7

Mariana Ramírez:

Manuela Buitrago Serna

Tiene una amplia sonrisa adornada por dos cachetes que le aportan ternura a su rostro, así como un par de ojos cafés que brillan tanto a la luz del sol como el Nevado del Ruiz cuando amanece despejado. Es dulce, creativa, hablantinosa, espiritual y despistada. Como abogada coadyuvante, a sus 25 años ha logrado que se designe el Parque Nacional Natural los Nevados como sujeto de derechos. Gracias a su aporte, los cuatro nevados que nos rodean ahora tienen derechos. En su ámbito personal, recientemente selló una alianza eterna con su actual esposo.

Mariana del Socorro Ramírez Ríos es abogada, especialista en Derecho Administrativo de la Universidad Sergio Arboleda y actual estudiante de Maestría en la Facultad de Derecho de la Universidad de Manizales. En 2018 se convirtió en la primera y única abogada de la institución en ser elegida -entre miles- por el Ministerio de Ciencia de Colombia (en ese entonces Colciencias) en su programa Jóvenes Investigadores e Innovadores gracias a su investigación sobre áreas protegidas, una exploración dirigida a delimitar zonas específicas para preservar el hábitat de sus plantas y animales.

Analizar la eficacia de la participación ciudadana en la gestión, delimitación, conformación y manejo de estas áreas se convirtió en el eje de su original investigación reconocida por Minciencia. Luego, con un enfoque dirigido a las áreas protegidas de la ecorregión Eje Cafetero, fue presentada, avalada y subsidiada por la Universidad de Manizales. “Las áreas protegidas son un tema fascinante, no solo desde lo ambiental, sino desde el derecho y la relación entre los ciudadanos y la naturaleza. Además, gracias a este análisis pudimos integrarnos con diferentes coinvestigadores de la región”, aseguró la investigadora. Asimismo, este proyecto abrió una puerta más: reconocer que los cuatro nevados que nos rodean tienen derechos.

Un proyecto que trascendió

El grupo de trabajo del que hace parte, dirigido por el abogado Juan Felipe Rodríguez, presentó una tutela para solicitar la declaración del Parque Nacional Natural los Nevados como sujeto de derechos. “Nuestro papel fue apoyar los argumentos expuestos por el tutelante -Juan Felipe-, basados en la investigación de áreas protegidas y sustentar la importancia de declarar este parque sujeto de derechos”.

Las áreas protegidas en Colombia son lugares que poseen

especial importancia ecológica. Son también el único hábitat de valiosos animales y plantas en peligro de extinción.

La investigación de alcance sociojurídico se realizó en tres etapas: recolección de información por medio de derechos de petición a las entidades correspondientes, puesta en marcha de grupos focales para obtener otra visión de los problemas de las áreas protegidas en la ecorregión Eje Cafetero y, tercera, indagar noticias nacionales sobre las áreas protegidas. De allí resultó un artículo científico, el cual será publicado a mitad de este año en la revista Jurídicas de la Universidad de Caldas.

Por otra parte, además de la publicación de un libro en coautoría con Claudia Munévar y Javier Gonzaga, Mariana espera de este proyecto que las personas tomen conciencia de que las áreas protegidas son mucho más que los Parques Nacionales Naturales: “Podemos hacer ecoturismo responsable, podemos entender que se deben respetar y cuidar porque desprenden vida para todos nosotros, pues poseen nacimientos de agua, así como fauna y flora únicas en su especie. Las áreas protegidas son de todos, por lo tanto a todos nos corresponde su cuidado”.

Nubes grises en medio del paisaje

“Cuando ingresé al programa de Jóvenes Investigadores viví una de mis crisis más difíciles” -narra Mariana con una voz pausada pero serena- al haber sido diagnosticada con depresión y ansiedad, condición que la venía acompañado desde niña, aunque siempre camuflada en comportamientos que podrían considerarse como normales para su edad. “Llegué al punto de no querer nada, me tomaba un medicamento los viernes en la noche y dormía hasta el domingo, hacía los trabajos y el lunes de nuevo a la vida universitaria, como si nada pasara”.

Esta situación vivida en 2015 la condujo a una depresión aguda que requería de una medicación que, como efecto secundario, le apagaba los sentimientos de tristeza o alegría, así que después de seis meses decidió dejarlas para buscar otra solución. Encontró en el cristianismo un oasis que le hizo llevadero el desierto que llevaba por dentro. “Comencé a ocuparme de mí y a aceptar que tener depresión y ansiedad o cualquier enfermedad mental no significa debilidad. Debemos acabar con ese tabú”, añadió.

Un amor que salva

Criada como única hija en el seno de una familia conservadora, unida y estricta, Mariana fue formada por sus dos padres, ambos ya jubilados. Aunque nació en Manizales, vivió la mayor parte de su vida en Chinchiná, Caldas, hasta hace algunos meses cuando formó su hogar en la ciudad de las puertas abiertas.

“Mi esposo llegó como respuesta a mis oraciones; es la forma que Dios encontró para mostrarme su amor infinito”, narra la abogada, quien se casó en agosto del 2020 con Andrés Carvajal, un joven psicólogo que conoció gracias al programa Jóvenes Talento en marzo; en mayo formalizaron noviazgo y tres meses después enlazaron sus vidas para siempre.

Esta investigadora, que sueña con ser profesora, tanto degusta el plátano maduro en todas sus presentaciones como aborrece las habichuelas. Posee diversas habilidades manuales e incluso ella misma diseñó y elaboró su torta de bodas al estilo Art attack y, para liberarse del estrés, dibuja leones, paisajes y colorea mandalas.

PNNN, un hábitat lleno de vida

El Parque Nacional Natural los Nevados (PNNN) comprende los nevados Ruiz, Santa Isabel, Tolima y los Paramillos del Cisne, Santa Rosa y Quindío. Está ubicado en los departamentos de Caldas, Tolima, Risaralda y Quindío. Posee una extensión de 583 Km2 y cuenta con siete cuencas hidrográficas. Por sus características condiciones climáticas es el hábitat natural de especies únicas de fauna y flora.