106 años de civilidad

 

Columna del RectorSi la memoria no me traiciona, creo haber leído en algún libro del filósofo Aristóteles, que no se enseña ética para saber qué es la virtud, sino para ser virtuoso; y que ser virtuoso no es realizar en ciertos momentos un acto de bondad, sino en hacerlo siempre, lo cual implica serlo toda la vida.

Cuando pienso en la virtud y, por ende, en la bondad y en la civilidad, no puedo más que mirar a la Sociedad de Mejoras Públicas, que hace pocos meses cumplió 106 años de existencia. Si en Manizales hay alguna organización que lidere procesos de civilidad, de honestidad, de decencia esa es esta organización que, entre otras cosas, es muy sui géneris, porque no se trata de una convencional: aquí no se cobran cuotas de sostenimiento, ni hay honorarios. Tampoco es o forma parte de algún partido político o religioso; ni es una secta o sociedad secreta. Lo único que se requiere para pertenecer a ella es un auténtico deseo de trabajar por la ciudad. Solo eso.

Sus miembros son seres virtuosos que le han aportado a la ciudad y a sus habitantes un trabajo encaminado a estimular la transparencia, la honestidad, la responsabilidad, la solidaridad; y que han trabajado por hacer y materializar propuestas para embellecer la ciudad y preservar su patrimonio arquitectónico e histórico.

La Sociedad de Mejoras Públicas, al mejor estilo socrático, fomenta el autoexamen en la vida cotidiana. Para eso su sentido de civilidad está pensado en procurar una mejor convivencia entre los ciudadanos con el fin último de tener una mejor ciudad para todos. Y sus principios juegan en consonancia con los que como Universidad de Manizales proponemos: pensar en que como sujetos morales estemos siempre dispuestos en todo momento y en todo lugar a reconocer a los demás, ver sus sueños, sus esperanzas, sus anhelos y sufrimientos; actuar con justicia, respeto y solidaridad. Ambas instituciones buscan fines similares: una ciudad cuyo desarrollo humano sea sostenible, estético y esté cobijado por el manto de la sabiduría que da el ser virtuosos.

Como ciudad y como ciudadanos debemos sentirnos orgullosos de contar con la Sociedad de Mejoras Públicas. Su ya centenaria propuesta de no permitir que se mine la confianza para que no se dé el ocaso de la civilidad, es ejemplar. El poner el acento en ser mejores ciudadanos y en que hagamos siempre bien lo que decimos que hacemos bien, es un aporte sustantivo para una sociedad que, como la colombiana, es muy frágil. La democracia se puede construir y consolidar si y solo sí ponemos nuestro mayor empeño en convertirnos en seres virtuosos, es decir, en mantener siempre presente que los demás ciudadanos son nuestra razón de ser y de existir. Y que éstos cohabitan una ciudad que debe ser cuidada, protegida y embellecida.

El mensaje que nos da esta organización centenaria es sencillo: humanicemos la ciudad. Punto.

 

Comprometidos con la calidad

 

reconocimiento

 

La Universidad de Manizales continúa adelante con su trabajo y compromiso frente a la formación, investigación e impacto social, aspectos ligados directamente con la calidad de sus programas. Por ello, la Institución, en cabeza de Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector, recibió la visita de los pares académicos del Ministerio de Educación Nacional, con fines de acreditación del programa de Medicina.
En esta ocasión, la visita estuvo compuesta por Jaime Orrego Gaviria, par coordinador, y Javier Orlando Contreras Ortíz, par evaluador; quienes entre el 20 y 22 de septiembre verificaron las condiciones de calidad del Programa, que concluirá con un informe final que radicarán en el Consejo Nacional de Acreditación, ente encargado de entregar el concepto final.
Recordemos que la Universidad de Manizales recibió la Acreditación Institucional de Alta Calidad, en el año 2015, otorgada por el Ministerio de Educación, mediante la Resolución 6978 del 15 de mayo, convirtiéndose así en la primera universidad privada del Eje Cafetero en obtenerla, ahora se prepara para recibir la visita de los pares en el mes de octubre, para el proceso de reacreditación.

 
Agenda Rector
 
 

Los jóvenes son presentes potenciales”: rector Guillermo Orlando Sierra Sierra

 

reconocimiento

 

Ante el incremento de los índices de suicidio en la ciudad, la Secretaría de Salud Pública de Manizales, junto con la Dirección Territorial de Salud de Caldas, la Red Interinstitucional de Prevención del Suicidio y la Alianza SUMA adelantaron el 19 de septiembre de 2018, la jornada académica denominada “Salud mental de los jóvenes en un mundo cambiante”, en la que participaron padres de familia, cuidadores, adolescentes, universitarios y profesores.

Durante este evento, el rector de la Universidad de Manizales, Guillermo Orlando Sierra Sierra, mencionó: “El himno local dice: `Manizales beso tu nombre que significa juventud´, y a pesar de que esta estrofa lo narra, nosotros vivimos como si todo se resolviera solo con los adultos mayores y hacemos que la niñez y la juventud no existan, como poblaciones. Yo creo que los niños y los jóvenes, fueron redescubiertos apenas a finales de los 90, la historia colombiana así lo muestra, dado que la Política de Juventud fue publicada en el año 2001.

Los jóvenes no son cheques posfechados, son liquidez, son efectivo; son hombres y mujeres que en su día a día, con su actuar en el presente, producen un futuro. Esta iniciativa lo que quiere es que los muchachos sean presentes potenciales, que los muchachos sean coautores de realidad, que los muchachos tengan una voz clara, y que esa voz clara sea incorporada en la manera como hacemos política pública, como hacemos estrategias de formación, como hacemos estrategias de recreación, como hacemos estrategias educativas; para que vayamos entonces transformando el tipo de hábitos de la relación de nosotros los adultos con ellos; pero que también puedan ir incorporando una versión alternativa de lo que pueden ser.

El fundamento de esta propuesta, es el empoderamiento del joven, que cada uno se acepte así mismo, se observe y empiece a construir versiones de lo que puede ser su felicidad, para que pueda reconocer al otro, dar lugar al otro, otorgar al otro y solidariamente construir esas versiones de sociedad que todos necesitamos”.